Search HP

Cielos de Ascara da nombre a un proyecto que nace gracias a un legado solidario donado a ATADES Aragón por parte de una familia de la Jacetania comprometida con la sociedad. Dicho legado consta de un total de 200 hectáreas de terreno de las cuales 120 son de monte bajo, 80 de terreno agrícola de secano y casi 2 hectáreas de zonas de huerta a la orilla del río Estarrún. Dentro de este legado se encuentran también edificios y naves de uso agrícola en la localidad de Ascara. En 2016, respondiendo a la confianza depositada en ATADES Aragón, se decide crear un proyecto agroecológico en la pedanía con 2 objetivos principales: tener un gran impacto social mediante la recuperación del patrimonio cultural, natural y ecológico de este rico paraje y la creación de empleo mediante un proyecto de agricultura y ganadería ecológica.



El año 2017 se decide dar un impulso al proyecto incorporando a 3 profesionales con distintos perfiles con los que se empieza a diseñar y trabajar en futuro del proyecto. Carolina Alfaro con perfil de trabajadora social, Borja Duarte con gran experiencia en agricultura ecológica y como encargado de campo y Lucas Marcén como coordinador del proyecto.
A principios de este año se plantan cerca de 5 hectáreas de encinas micorrizadas con tuber mellanosporum (encina trufera), se siembra el terreno de las huertas con patatas de montaña y Boliches de Ascara para multiplicación de semilla ya que no es posible encontrar semillas locales de esta variedad en el comercio. También se incorporan 60 colmenas para la producción de miel, polen y propóleos. Todo ello bajo criterios de producción ecológica.
Tras un verano muy seco sin casi precipitaciones, la producción de patata es media mientras que la de Boliche es buena, lo que permitirá sacar una gran cantidad de semilla para la plantación de la temporada siguiente. Las abejas de las 60 colmenas han trabajado mucho pero se decide dejarles toda la miel y polen producida para que les sirva de alimento y poder salir fuertes del invierno. A la vez, se encarga un estudio hidrogeológico para analizar la posibilidad de convertir parcelas de secano en regadío.
Carol tras el verano y a la vez que ayuda en la puesta en marcha del proyecto agroecológico en Ascara empieza con programas de inserción socio-laboral de personas con discapacidad en la Comarca de la Jacetania y Alto Gállego.
El año 2018 empieza con la puesta en marcha de un Taller de Empleo de Apicultura destinado a parados de larga duración y colectivos en riesgo de exclusión. Dicho taller tiene una duración de 1 año y consta de 10 alumnos/trabajadores, un profesor y un director/profesor. Al término del taller, en enero 2019, los alumnos obtendrán el Certificado de Profesionalidad de Apicultura.
En la parte del proyecto de inserción laboral desarrollada en Jaca, el equipo incorpora un nuevo miembro, la psicóloga Patria López que sumará fuerzas con Carol para llevar el PIMEI: Programa Integral de Mejora de la Empleabilidad y la Inserción enfocado a personas con diferente discapacidad y donde se atienden a 20 usuarios. El fín del programa es ayudar, formar y acompañar en la búsqueda de empleo en empresa ordinaria.
Se sigue trabajando en la zona de huertas, esta vez recuperando una antigua huerta llamada “huerta Custodio” antiguamente destinada al cultivo de diferentes árboles frutales abandonada durante los últimos 20 años. Se hicieron labores de desbroce y tala de árboles y arbustos silvestres. Gracias a esto se consiguió dar espacio y luz a los frutales originales. Además se limpió la antigua calzada que llevaba a dicha huerta recuperando así un espacio singular de la orilla del Estarrún.
Durante los primeros meses se incorporan 2 nuevos compañeros, Jesús Echevarría y Jesús Matamoros que trabajarán día a día en las diferentes tareas que se realizan en Ascara. Las condiciones de la primavera son un poco adversas debido a las constantes lluvias que hacen difícil la preparación del terreno en la zona de huertas. Esto retrasa mucho la siembra de las patatas de montaña y boliches. Se siembra un nuevo cultivo, el del espárrago, abundante por esta comarca hace unas pocas décadas y testimonial en la actualidad, no obstante las condiciones que nos ofrece el territorio son óptimas.
Tras firmar un convenio de recuperación de variedades locales con el CITA se siembran para multiplicación de semillas una variedad de lenteja originariamente procedente de Centenero, 2 variedades de garbanzo procedentes de Osia y Cucalón y una variedad de judía seca denominada “Boliche de Careta”.
En lo referido a la apicultura se decide realizar trashumancia siguiendo el ciclo de las floraciones del plano a la alta montaña. Se trasladan colmenas de Ascara a Farlete, en los Monegros, donde las condiciones climáticas durante el periodo invernal son más favorables para las abejas. En febrero, mientras la nieve suele estar presente en el Pirineo, los Monegros ofrecen abundantes floraciones de romero que se alargan hasta el mes de abril cuando dan el relevo a la floración del tomillo. La ausencia de cultivos melíferos y abundancia de flora silvestre hacen posible el manejo ecológico de las colmenas. En el mes de Mayo y coincidiendo con el final de floración del tomillo se realiza la trashumancia en dirección inversa, de Farlete a Ascara donde la primavera por fin ha explotado y las abejas encuentran miles de flores donde recolectar el preciado polen y néctar. Con la llegada del mes de Junio parte de las colmenas se suben al término municipal de Ansó a una zona de alta montaña, donde las abejas podrán disfrutar de flor hasta el mes de septiembre cuando, antes de la llegada del frío se volverán a bajar a Ascara para empezar de nuevo el ciclo con la llegada del invierno.

Lucas Marcén Cinca – Coordinador del proyecto Cielos de Ascara

“Cielos de Ascara es un proyecto cuyos valores principales son la solidaridad, la ecología y la excelencia. Es un proyecto complejo, con vistas a futuro y que puede ayudar a transformar la vida del pueblo de Ascara y a dinamizar el sector agrario y la inserción sociolaboral de personas con y sin discapacidad en las comarcas del Alto Gállego y de la Jacetania”